¿Has escuchado hablar de las BOLAS CHINAS?

Si… esas mismas que en la película 50 Sombras de Grey se hicieron tan famosas  y que todas mis amigas me consultaron ¿y realmente provocan placer?

Bueno lamentablemente la respuesta fue, ¡no!, pero si tiene muchos beneficios en nosotras (si en ti tiene otro efecto, te agradecería tu feedback, siempre es bueno aprender más de otras experiencias).

Pero volviendo a la pregunta, ¿qué son las bolas chinas?

Primero que nada, no son chinas, sino que fueron creadas en Japón; son dispositivos vaginales que puedes encontrar de distintos tamaños, formas y pesos, en su interior poseen otra bolita que al moverse (por ejemplo cuando caminas), choca contra las paredes de esta bola más grande que la contiene, provocando una vibración, la que es transmitidas hacia las paredes vaginales, donde los  músculos que la rodean se contraerán de manera involuntaria, trayendo los  siguientes beneficios:

  • Aumento de la circulación sanguínea
  • Aumento de la lubricación
  • Mejora del tono muscular

¿Quiénes se ven beneficiadas de su uso?

En general cualquier mujer adulta, sana y que tenga la fuerza necesaria para sostenerlas mientras camina, y que desee

Prevenir alguna disfunción de su suelo pélvico como por ejemplo incontinencia, prolapso, entre otros y estas en la siguiente lista:

  • Postparto tardío, postparto traumático, múltiple e instrumentalizado
  • Mujeres con sobrepeso u obesidad
  • Mujeres que practiquen deportes HIPERPRESIVOS o de IMPACTO (crossfit, running, tenis, etc.)
  • Cantantes, profesoras
  • Estreñimiento crónico
  • Mujeres que posean trabajos de carga de peso
  • Que se encuentren en un programa de Rehabilitación pélvica, previo o postcirugia genitourinaria, siempre con la indicación de su especialista.

Como tratamiento de síntomas, siempre que el especialista en rehabilitación de suelo pélvico lo hubiese indicado, por ejemplo:

  • Incontinencia Urinaria
  • Fortalecimiento de suelo pélvico post parto (posterior a la cuarentena y según indicación médica)
  • En algunas disfunciones sexuales, mejorando la sensibilidad, lubricación y fuerza de suelo pélvico, entre otras

Y ahora ¿Cómo las elijo?

Primero que nada elije materiales que no sean porosos, como el plástico, ya que pueden propiciar el cultivo de bacterias, prefiere de silicona.

Elije siempre un peso menor y que no sea tan pequeña, para que pueda ser sostenida por las paredes vaginales. Existen bolas desde 28 hasta 100 grs. o más, lo importante es que al ir adaptándote puedas subir su peso, pero eso requiere un uso constante.

¿Cuánto tiempo debo usarlas?

Si deseas todos los días, pero inicia con unos 10 minutos hasta llegar a 30 minutos. Sé que en otros artículos podrás encontrar  prolongar su uso hasta por 3 horas, pero piensa que es un musculo que al sobre exigirlo por tanto tiempo puede provocar una falta de oxígeno (hipoxia) y con ello dolor, y eso no será nada agradable…

Pero existen muchas maneras de entrenar con estas bolas, que puedes preguntarle a tu kinesiólogo (a) especialista en suelo pélvico.

Y por último te dejo el link de una página de expertos en salud pélvica, para que puedas revisar más instrucciones sobre su uso:

Roxanna Villar P.

Kinesióloga Especialista en Rehabilitación Pelviperineal con Formación Internacional en Perine, Integración y Movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.